7 marzo 2012
Toyota iQ

Toyota iQ

Más inteligente que el resto

Prueba | La gente quiere siempre mejorar su vida, pero no quiere renunciar a nada a cambio. Comer sanamente es muy bueno, pero tiene que ser delicioso. El deporte es un bonito concepto, siempre y cuando no sea cansador. Asimismo es con los coches. Muchos quieren conducir más pequeños, más baratos o más favorables para el medio ambiente, pero tienen que ser tan confortables, prácticos y seguros como un coche grande. Eso es exactamente lo que el Toyota iQ promete. Logra el iQ llenar las exaltadas expectativas?
 

La mayoría de los coches transportan één o máximo dos personas. El asiento trasero es usado esporádicamente, pero hace al coche más grande, más pesado, más caro y menos económico. De eso se trata con el iQ: este pequeño Toyota es un coche de dos plazas con un enorme espacio para equipaje detrás de los asientos. Si alguna vez es necesario un asiento trasero, éste se despliega desde el suelo.

Más amplio que el resto

Realmente: el espacio para las piernas atrás es mínimo. Para uno poder sentarse atrás, Toyota hizo el iQ no más grande, sino más inteligente. El tablero de mandos está diseñado de tal manera que queda mucho espacio libre para el conductor auxiliar. La guantera ha sido eliminada. El aire acondicionado que normalmente se encuentra detrás de la guantera, ha sido achicado.

Toyota iQ

Es por eso que el asiento delantero puede ser deslizado mucho más hacia adelante quedando todavia suficiente espacio para las piernas en la parte delantera. Ahora puede atrás, con un poco de buena voluntad, sentarse un adulto.

Toyota promete que el iQ es el "más pequeño coche de cuatro plazas del mundo", pero eso es expresado de forma algo muy optimista. Cuando necesario, el iQ ofrece lugar a tres adultos y un niño pequeño.

Toyota iQ

Más lujoso que el resto

Ya que el iQ debe ser una alternativa justificada de un coche grande, nos ofrece este coche sensato también el lujo de uno grande. Esto comienza con el equipamiento. Aire acondicionado, llantas de metal ligero, un volante revestido en cuero, un indicador de marchas (ayuda para manejar económicamente) y acceso sin necesidad de llave son todos estándar. El equipamiento lujoso también está provisto de un sensor de luz y lluvia, un espejo retrovisor que baja las luces y sistema de control de clima.

Pero el equipamiento no es lo que hace único al iQ. Los materiales utilizados y la calidad del acabado son de un desconocido alto nivel para un coche pequeño. Sólo la presentación del reloj y la computadora de cubierta parecen provenir de un stock sobrante de los años 80.

Toyota iQ

Un bello detalle: los paneles de las puertas tienen la misma ''forma de S'' simétrica que el lado de atrás del coche. Los tweeters del sistema de sonido están montados a las puertas realmente como obras de arte. Sobre todo, este sistema de sonido (con MP3 y control incorporado al volante) suena tan bien como se ve!

Más seguro que el resto

Pero hay más, mucho más. Una objeción común es que un coche pequeño no puede ser seguro. Debido a que los asientos traseros del iQ se encuentran literalmente apoyados contra el parabrisas trasero, el coche está provisto de una ''bolsa se aire trasera''. En total cuenta el iQ con nueve bolsas de aire.

Toyota iQ

Este slimmerik está sobre todo hecho de acero extra fuerte, donde incluso la suspensión ayuda a la estabilidad. Toyota declara por eso que el iQ es tan seguro como bastantes coches grandes, pero esto no pudo comprobarse en esta prueba.

Toyota iQ

El iQ ha sido conducido. conducido mucho. conducido con placer! El conductor no tiene la más mínima idea de que está con una miniatura en camino. En pavimento malo el iQ brinda el confort necesario, en autopista el coche es notablemente tranquilo y estable. Sobre todo hay un sistema de estabilidad estándar, así que una maniobra de evasión no acabará necesariamente en lágrimas.

Más práctico que el resto

En la ciudad se encuentra el iQ en su elemento. El círculo de giro es extremadamente pequeño (7,8 metros) y también por eso es el iQ asombrosamente manejable. Además la conducción es muy directa, por lo que el coche se siente incluso más pequeño. Debido al amplio ''estilo B'' (la barra entre las ventanas laterales delantera y trasera), queda la vista alrededor disminuída, un poco molestoso en la ciudad. Afortunadamente los espejos laterales son agradablemente grandes.

Pocas veces ha manejado tan brutalmente el autor en la ciudad. El iQ cabe en espacios y puede hacer curvas que el resto del tráfico toma por imposible, y por eso escapa rápidamente por medio de los otros.

Más confortable que el resto

El auto de prueba está dotado de un motor de tres cilindros de 1.0 litros. Esto significa un cilindro menos que lo usual. Normalmente tiene un motor de tres cilindros un consumo muy bajo, pero esto va a costa del descanso. El motor de tres cilindros de Toyota tiene un funcionamiento excepcionalmente agradable y tranquilo.

Toyota iQ

Toyota promete un consumo promedio de 4,3 litros por 100 km, pero eso está tajantemente postulado. En la ciudad un consumo de 7 litros por 100 km es realista. En carreteras el consumo del iQ es aproximadamente 4,5 litros por 100 km.

La palanca de cambios automática opcional "MultiDrive" cambia rápida y versátilmente y contribuye reconociblemente al confort. El motor no es excepcionalmente ávido o animado, pero funciona justamente con la tranquilidad y dignidad que se encuentra en un distinguido coche de viaje. En la autopista el iQ llega fácilmente a velocidades crucero altas.

Por otra parte, el iQ es notablemente silencioso. No sólo el motor, sino también los neumáticos y el viento son apenas perceptibles. El iQ es mucho más que un cómodo cochecito de ciudad: también es un completo coche de viaje, pero de bolsillo.

Toyota iQ

Conclusión

Por qué manejaría alguien por la ciudad con un enorme todoterreno? Porque es especial y porque brinda una sensación de seguridad. Por qué manejaría alguien un gran coche de negocios? Porque es confortable y brinda estatus. El Toyota iQ brinda esa misma sensación especial, la misma seguridad, lujo total y un carisma sublime. Pero este Toyota combina todo en una envoltura más inteligente y es por eso más rentable, más económico y más favorable para el medio ambiente.

En términos de Toyota: el iQ brinda el confort de un Auris, el espacio de un Yaris (adelante), el consumo de un Aygo y la deseabilidad de un Lexus. Toyota ha tenido éxito totalmente en su propósito y brinda con el iQ el más manejable y más razonable pequeñín del momento. En resumen: el Toyota iQ es más listo que el resto!

plus
  • Confort de un gran auto
  • Extremadamente manejable
  • Sutileza y refinamiento de un auto lujoso
min
  • Sensibilidad regular en el pedal de freno
  • Los apoyos traseros para cabeza bloquean la vista en el espejo retrovisor
  • El asiento delantero no regresa a la posición original luego de ser plegado

Más Toyota pruebas

C-HRC-HR
Auris Touring SportsAuris Touring Sports
RAV4RAV4
AygoAygo
GT86GT86