31 mayo 2015
Mazda CX-3

Mazda CX-3

El mejor alumno de su curso

Prueba | Recuerda Ud. al mejor alumno de su curso? Y Ud. compraría un coche de él? Claro, hace todo según las reglas, entonces este coche sería seguro y confiable. Pero la pregunta del millón es: compraría Ud. un SUV del mejor alumno del curso?
 

Hay una diferencia grande entre un SUV y cualquier coche regular. Quien compra un SUV, quiere distinguirse de la masa y elige con el sentimiento. Un SUV (Sports Utility Vehicle), más que todo, es grande, alto y muy masculino.

Al lado de los matones y cascarrabias en este segmento, el Mazda CX-3 se ve elegante y aerodinámico. La largura de 4 metros 28, es igual a los competidores, pero la altura de 1 metro 54 es significantemente más bajo. El CX-3 es más un "crossover" que un SUV. Mirándolo de frente, podría haber sido cualquier otro modelo de Mazda.

Mazda CX-3

El interior también es típicamente Mazda. Quiere decir que es bien organizado y bien pensado, pero falta nuevamente lo excitante de un SUV. A pesar de la reducida altura, ofrece el mismo espacio interior que sus competidores. Los SUV se caracterizan por la entrada elevada y la alta posición del conductor, pero no las hay (el conductor está exactamente tres centímetros más alto que en un Mazda3).

Equipamiento

Como primero de su especie, el CX-3 ofrece todos los dispositivos de lujo y seguridad que son comunes en este momento. De esta manera, el CX-3 mantiene automáticamente la distancia (control cruzero interactivo con radar), frena ante obstáculos, advierte por objetos en el ángulo muerto y advierte por tráfico y objetos que cruzan al retroceder.

Mazda CX-3

El sistema de audio, comunicación y navegación es bien equipado. Especial es que tiene tanto un botón central que se gira y aprieta, como una pantalla táctil y que además es manejado con la voz. El usuario puede elegir y así es como debe ser!

El CX-3 incluso tiene tecnología a bordo, que en este momento no está disponible en coches de un segmento mayor! El CX-3 está disponible con "head-up display". Es un pequeño panel transparente arriba del volante donde es mostrada la información más relevante, en el campo de visión del conductor. Head-up display es tanto más práctico que los relojes tradicionales, que sólo ésto es motivo para elegir el Mazda.

Mazda CX-3

Right sizing

"Down sizing" es el proceso en que se disminuyen los motores con el objetivo de que éstos sean más económicos. Prácticamente, todas las marcas siguen esta estrategia, más que nada, porque en teoría resulta en mejores cifras de consumo. Mazda, sin embargo, ha elegido otro rumbo. Mazda presume que motores pequeños tienen que trabajar más duro y por lo tanto son menos confiables. Además, son solamente económicos en velocidades bajas.

Es por eso que Mazda prefiere "right sizing" ("tamaño preciso"). Es una forma de pensar que significa el refinamiento de tecnologías existentes. En lugar de adaptar solamente el motor, Mazda toma en cuenta cada parte del coche para reducir el consumo. Hay que pensar en la aerodinámica (incluso debajo del coche), el uso de componentes livianos, y la aplicación de partes electrónicas que consuman menos energía.

Mazda CX-3

En la lista de precios, hay un motor a gasolina que presta 120 o 150 CV, dependiendo de la versión, pero siempre con un par motor de 204 Nm. Según los estándares de hoy en día, este motor tiene una enorme cilindrada de 2.0 litros. En la práctica queda muy clara la diferencia con los motores más pequeños de la competencia. El motor de Mazda es más tranquilo en todas sus rpm, lo que da al coche una sensación más madura.

Mazda CX-3

Las prestaciones de la versión de 120 CV son suficientes. La variante de 150 CV es intencionada para prestar en combinación con la doble tracción. Para los amantes de sonido: el motor de 2.0 litros suena mucho más excitante en revoluciones altas que los motores pequeños de otras marcas.

Conduciendo con calma, el consumo durante la prueba llegó a 5.6 litros por 100 kms. Un trayecto más exigente con bastante ciudad y caminos montañeros costó máximo 8.1 litros por 100 kms. Con ésto está comprobado que el consumo en la práctica es comparable con coches similares con motores pequeños.

Mazda CX-3

Diésel

El CX-3 también está disponible con un motor diésel. Es allí donde Mazda sí elige una cilindrada reducida en combinación con un turbo. El "SkyActiv D" presta 105 Cv y tiene un par de 270 Nm. El considerable par motor logra que el motor acelere más fácilmente en revoluciones bajas y es más clemente. El consumo durante la prueba, era 5.4 litros por 100 kms.

Comportamiento en camino

El consumo favorable se debe en parte al reducido peso. El peso bajo en combinación con la poca altura, resulta en comportamiento en camino liviano y dinámico. Debajo de la piel, el CV-3 comparte mucha tecnología con el más pequeño Mazda2. Gracias a inteligentes adaptaciones en el chasis, esta carrocería mucho más grande es bien balanceada.

Mazda CX-3

Casi no inclina y el agarre es excelente. Cuando se pasa los límites, el CX-3 puede resbalar por las cuatro ruedas. Éso es anunciado con suficiente anticipación y es compensado de manera ejemplar por el programa de estabilización electrónica (ESP) que es estándar.

Es por todo eso que el CX-3 conduce como una berlina. No da la sensación de conducir un poderoso SUV, pero en este segmento es la opción más sensata y ejemplar.

Mazda CX-3

Conclusión

Mazda introduce el CX-3. Con este SUV compacto, Mazda sigue exactamente la misma estrategia que con los demás modelos. Quiere decir que Mazda busca el límite superior del segmento. En comparación con otros SUV y crossover compactos, el CX-3 ofrece más confort, tecnología, calidad y seguridad.

También típicamente Mazda es "right sizing". Mazda no quiere diminutos motores con turbo, que tienen que trabajar demasiado duros para prestar. En lugar de eso, Mazda prefiere refinar tecnologías existentes. No solo en los motores, sino también en la reducción del peso y la aerodinámica. Placentero elemento secundario de esta política, es un comportamiento más avivado.

Al final de cuentas, el CX-3 tiene una sola desventaja: este coche es tan sensato que falta la sensación de conducir algo especial. En todo sentido, el Mazda CX-3 es el mejor y más obediente alumno de su curso.

plus
  • Liviano y maniobrable
  • Tecnología moderna y útil
  • Motores ávidos y económicos
min
  • Un poco aburrido
  • Motor diésel suena cargante