11 enero 2016
Ford Mustang GT

Ford Mustang GT

Americano para expertos

Prueba | Cuál es el "Sueño Americano"? Ascender de lustrabotas a presidente? Hacer una carrera en Hollywood? O quizás poseer un verdadero "muscle car"? Este último sueño, ahora también se puede realizar en Europa con la compra del Ford Mustang. Autozine fue de viaje con el máximo Mustang: el GT.
 

El Ford Mustang es un fenómeno en Norte América. Con el Mustang, Ford llevó la sensación de conducir un coche superdeportivo al hombre de clase media. Eligiendo tecnología sencilla en combinación con motores grandes, el precio del Mustang se ha mantenido bajo.

El Mustang más sencillo, pero aún así muy muscular, cuesta en Estados Unidos apenas 20.000 dólares. Por este precio se compra en Europa un Ford Fiesta con algo de equipamiento. La diferencia está en los impuestos, porque en Europa el precio de un coche depende de sus emisiones de CO2.

Ford Mustang GT

Es por eso que existe un Mustang de 2.3 litros y cuatro cilindros que nos ha sabido convencer durante una anterior prueba. Pero el que quiere realizar el "Sueño Americano" completamente, elige la versión de 5.0 litos y ocho cilindros. No importa que el precio del coche sea casi equivalente a sus impuestos...

Como música para los oídos

Apriete el botón para encenderlo y el corazón de cada amante de coche comienza a latir más rápido. Mientras que muchos deportivos suenan como mounstruos brutos, el V8 del Mustang suena como una hermosa contrabaja. Cuando uno baja el acelerador, no hay sonido bruto, sino una melodía sonora.

Ford Mustang GT

Disfrutando la contrabaja, el Mustang se pone en movimiento de manera calmada. La potencia es acumulada de forma gradual. Es por eso que este Fastback de 421 caballos no es intimidante en absoluto. El movimiento largo de los pedales del embrague y el acelerador hacen fácil el dosificar la potencia con cautela.

Prestaciones

Pero... el V8 está siempre alerta. A pesar de que este bravucón necesita algo de tiempo para acumular su potencia, el par de 530 Nm está disponible en un alcance ancho. En otras palabras: siempre hay potencia disponible para rápidas aceleraciones o derrape instantáneo. Aún con el control de tracción encendido, los neumáticos traseros de medida 275/40R19 no pueden digerir la abundante potencia.

Ford Mustang GT

Ford provee "Launch Control" para evitar que la máxima aceleración resulte en nada más que ruedas que giren sin avanzar un metro. Con este control, el Mustang GT acelera a los 100 kms por hora en 4.8 segundos. Es rápido, pero otros coches con potencias similares lo hacen más rápido.

Por supuesto, Ford podía haber escogido tracción doble u otras tecnologías astutas, pero eso haría al coche demasiado caro. Además, el encanto del Mustang está justamente en su sencillez. Es un coche donde el conductor tiene que trabajar para prestar!

Ford Mustang GT

Muy especial es "Line Lock" que bloquea los frenos delanteros y deja girar libremente las ruedas traseras. Oficialmente es para calentar neumáticos antes de una carrera, pero en la práctica es usado para realizar espectaculares "burn outs".

Ford Mustang GT

El Mustang GT se comprueba realmente en velocidades elevadas. Cuando la velocidad está muy por arriba de los máximos en España, le queda suficiente potencia para apretar a los ocupantes en sus asientos. Es algo que un "hot hatch" solamente puede realizar desde parado. Es recién allí donde la melodía de los ocho cilindros cambia en un chillido primitivo. (Si no es del coche, es de su conductor.)

El GT tiene frenos más fuertes (marca Brembo) que el Mustang estándar. De esta forma se controla con mayor seguridad la violencia de su motor. Sin embargo, se nota con vergüenza ajena que aquí tenemos un peso pesado americano y no un coupé deportivo liviano. Hay SUV que son más livianos y dinámicos que este biplaza.

Ford Mustang GT

Comportamiento en carretera

Los Ford son generalmente conocidos por sus chasis que combinan comfort con deportividad. Pero no así el Mustang! Los técnicos americanos han hecho todo lo posible para hacer del Mustang un coche espectacular, también en su comportamiento en carretera.

Nuevamente, al comienzo el Mustang se deja dominar fácilmente. Cuando se le conduce con calma, el Mustang se comporta ejemplarmente. Lo único que destaca es la inusual posición de los ocupantes. Sus posiciones profundas, el capó alto, los pequeños vidrios y retrovisores le dan la sensación a los ocupantes de que estén dentro de "la bestia".

Ford Mustang GT

La dirección es pesada, pero indirecta y sin sensaciones. El chasis es tosco y poco refinado. Cada hoyo y protuberancia se siente claramente, tanto en el coche como en la dirección.

Curvas rápidas requieren acostumbramiento y... talento. Cuando el Mustang es provocado un poco, su trasero hace un paso lateral. Y cuando el Mustang está en dirección lateral, requiere de un conductor experimentado para domar este caballo salvaje. Para principiantes es un desafío. Para conductores experimentados es un sueño.

Ford Mustang GT

Conclusión

Se cumple el sueño américano con el Ford Mustang GT? Sí, sin duda. En todo sentido es diferente a los coupés deportivos europeos y japoneses. La apariencia, el comportamiento y el carácter del motor difieren de la competencia como el día de la noche. En este americano, el espectáculo siempre ocupa el primer lugar.

Lamentablemente también difiere su precio, por su elevada emisión de CO2. Las marcas europeas y asiáticas prestan más atención al medio ambiente en la construcción de sus deportivos. El Ford Mustang es, por eso, un coche para expertos que quieren perseguir el sueño americano, cueste lo que cueste. Go for it!

plus
  • Potente y rápido
min
  • Precio relativamente elevado
  • Comportamiento engañoso
  • Retrovisores muy pequeños