22 septiembre 2015
Mercedes-Benz GLC

Mercedes-Benz GLC

Sublime

Prueba | Existen muchos motivos para elegir un SUV. Gracias al espacio extra, un SUV tiene más espacio que un coche normal. Por la altura es más cómoda en distancias largas. Y, por supuesto, existe la posibilidad de abandonar el pavimento. Para los que buscan un SUV de alta calidad, hay ahora el Mercedes-Benz GLC.
 

Mucha confusión! Mercedes-Benz da nuevos nombres a modelos existentes y al mismo tiempo introduce nuevos modelos. El GLC es ambas cosas: un coche nuevo con nombre nuevo. Además, el GLC tiene la apariencia completamente diferente a su predecesor, lo que aumenta la confusión.

El Mercedes-Benz GLC es el sucesor del GLK. Éste era un SUV compacto con formas rectangulares, dando referencia a un vehículo militar legendario de la misma marca. El GLK se veía mucho más masculino que todos sus competidores, pero era tan llamativo que muchos posibles compradores no lo querían.

Mercedes-Benz GLC

Espacio

El GLC es caracterizado por líneas suaves y armoniosas. Comparado con el GLK, han aumentado la largura y la anchura. Ésto beneficia al espacio atrás y al maletero. Aún así, el espacio en el asiento trasero es promedio para un coche de este tamaño. Adultos se sientan cómodamente allí, pero el GKC no ofrece abundante espacio.

Lo que distingue el GLC de otros SUV de este tamaño, es la elevada calidad de su construcción. Los materiales usados son claramente mejores que el promedio. Desde el primer momento, uno se da cuenta de tener el privilegio de conducir un coche de lujo. Además, el GLC ofrece todos los lujos y previsiones de seguridad que Mercedes-Benz tiene en sus almacenes.

Mercedes-Benz GLC

Cosas como control crucero con radar, detección de ángulo muerto, frenos adaptivos (frena automáticamente ante obstáculos) son solamente el comienzo. El GLC va un paso más allí y puede seguir otros coches, también atravesando una curva!

Muy placentero es el head-up display, que proyecta información esencial contra el parabrisas, exactamente en el campo visual del conductor.

Como opción, el GLC tiene un sistema de audio de alta calidad de la marca Burmester. Lamentablemente, es de menor calidad (y la acústica es peor) que en otros modelos de Mercedes-Benz. Bueno, pero el precio concorde.

Mercedes-Benz GLC

Motores

Por el momento, el GLC está disponible con tres motores: dos a diésel (220d, 250d) y uno a gasolina (250). Todos los motores vienen con una caja automática de nueve velocidades. En todos los casos, esta caja cambia de marcha de forma imperceptible. Exactamente como corresponde.

El motor a diésel más liviano del programa presta 170 CV / 400 Nm, lo cual es más que suficiente para el uso diario. Al "220d" nunca le falta potencia, tiene suficiente aceleración en autopista y adelanta muy rápido en carreteras provinciales. El consumo prometido por Mercedes-Benz de 5 litros por 100 kms es casi alcanzable (prueba: 5.3 litros por 100 kms). Este "modelo de entrada", además, puede arrastrar un remolque de hasta 2.500 kilos.

Pero hay algo que falta! Lo que pasa es que el 220d nunca da la sensación de conducir un coche poderoso. Y es éso lo característico de este tipo de coches. El que compra un GLC quiere conducir algo especial. Esta sensación falta completamente en el 220d.

Mercedes-Benz GLC

El "250d" sí ofrece el carácter que falta en el 220d con sus 204 CV / 500 Nm. Presta mejor, pero presta con más convicción. Es por eso que el 250d sí da el placer de conducirlo y la sensación todopoderosa que corresponde a un coche así.

Mercedes-Benz GLC

El "250" (bencinero) posee la misma fuerza persuasiva, pero, además tiene un enorme refinamiento. Este motor de 2.0 litros y cuatro cilindros funciona tan silencioso y regular que parece un pequeño de seis cilindros. Lamentablemente, su consumo también se aproxima al consumo de un seiscilíndrico con 9.8 litros por 100 kms (según la fábrica: 6.5 litros por 100 kms).

Comportamiento en camino

El GLC viene estándar con amortiguadores de acero y suspensión de aire. Apretando el botón "Air Body Control" se elige entre tres afinaciones del chasis: estándar, deportivo o confortable. Se adapta no solamente la suspensión, sino también el carácter del volante y de la caja de cambios.

Mercedes-Benz GLC

Se nota claramente la diferencia entre los diferentes modos. Sin embargo, en todos los casos el GLC se hace sentir electrónico y artificial. En el modo deportivo, el volante es más pesado, pero está ausente la "resistencia mecánica". Quiere decir que el conductor nunca siente lo que pasa debajo de sus ruedas delanteras. Es por eso que no sabe hasta donde es capaz su coche. Incluso el frenar se siente indirecto e inseguro.

Gracias a toda la electrónica, el GLC casi no inclina. Errores del conductor son corregidos antes que el conductor los cometa, por decirlo así. Con eso, el GLC es un coche seguro y confortable, pero también un coche con carácter distanciado.

Off-road

Gracias a la suspensión de aire, es posible variar la altura del coche. Es conveniente cuando se entra al terreno. Tracción doble ("4Matic") es estándar en cada GLC. Pero solamente cuando se elige el opcional paquete "off-road", el GLC se convierte en un todoterreno.

Mercedes-Benz GLC

Con el paquete off-road, el GLC no dispone de caja reductora, diff lock u otras previsiones mecánicas que son normales en un todoterreno. En lugar de eso, Mercedes-Benz ha puesto sustitutos electrónicos.

Apretando otro botón, es posible indicar sobre qué tipo de superficie uno conduce. Luego, el ordenador hace el resto. Una ventaja es que cualquier persona puede conducir en terreno malo. Una desventaja es que el coche se encuentra completamente perdido, cuando se elige la posición del botón equivocado.

Durante la prueba, se ha conducido extensamente en el terreno, y el coche supo convencer allí. Gracias a la astuta electrónica es un todoterreno serio, aún sin tecnología mecánica.

Mercedes-Benz GLC

Conclusión

Para los que buscan más que un SUV cualquiera, Mercedes-Benz ahora ofrece el GLC. Como todos los SUV, el GLC ofrece harto espacio y la posición elevada. En los campos de lujo, seguridad y calidad de terminación, el GLC ofrece prácticamente todo lo que tiene Mercedes-Benz.

Todos los motores son más que suficientemente fuertes y ofrecen un refinamiento que se espera de la marca Mercedes-Benz. Solamente al "220d" le falta un poco de carácter y animosidad. La opcional suspensión de aire es la causa de un excelente comportamiento en camino, donde no falta el confort. Cuando se elige el paquete off-road, el GLC realmente convence en el terreno. Con eso, el GLC es un coche sublime en todo sentido!

plus
  • Muy confortable
  • También todoterreno
  • Versátil y práctico
min
  • Motor 220d no convence
  • Motor 250 consume mucho
  • Audio Burmester no tan bueno como en otros Mercedes