9 julio 2015
Mercedes-AMG GT

Mercedes-AMG GT

Diablillo

Prueba | Mercedes-Benz ofrece más coupés que cualquier otra marca. En un coupé, dos ocupantes disfrutan de todos los lujos tanto del viaje como del coche mismo. La oferta comienza con el relativamente sencillo CLC y sigue hasta el colmo de conducir en lujo con el Clase S Coupé. Y más allí hay un coche de sueños que supera todo: el rebelde AMG GT, un verdadero diablillo.
 

Según Mercedes-Benz, el AMG GT no es el sucesor del SLS y SLR. Éstos eran coches deportivos de raza pura, mientras que el AMG GT es tal como el nombre indica, un "Gran Turismo". Este término significa que se trata de un coche con toque deportivo que es diseñado para recorrer distancias largas.

Pero, juzgando por las reacciones de personas ajenas, existe una conclusión completamente diferente. Ni cinco minutos después de comenzar el recorrido de la prueba, ya hay alguien que baja su ventanilla para sacar una foto del coche en plena autopista. Sería el primero de muchos más.

Mercedes-AMG GT

El coche que probamos no pasa desapercibido. Por ejemplo, tiene una carrocería sensual de aluminio en color burdeos. El paquete "First Edition" consiste de un alerón trasero, splitters delanteros y techo de carbón en color contrastante. Y luego hay el sonido rugidor del doble escape, pero sobre eso le contaremos después.

Gran Turismo

Este gran turismo es realmente diferente de los demás biplazas tradicionales. Ellos, como regla, tienen todo tipo de problemas de lujo, que no tiene el AMG GT. Por ejemplo, la entrada es fácil (no tiene puertas aleatorias) y ofrece amplio espacio para cabezas y piernas. Falta un asiento trasero y por eso tiene un maletero por encima del promedio de 285 litros.

Mercedes-AMG GT

El equipamiento es más que completo, con todos los lujos y sistemas de seguridad que se pueden esperar de un coche como éste. Una mención especial es merecida por el sistema de audio opcional de la marca Burmester, porque su sonido es excepcional.

Los primeros kilómetros pasan un poco desorientados, porque el conductor y su copiloto están sentados casi encima del eje trasero y miran el enorme capó de magnesio.

Mercedes-AMG GT

Al mismo tiempo, la carrocería tiene buena visibilidad y maniobrar no es ningún problema. A menudo es el caso con coches de esta categoría. Los badenes no forman mayor problema. El AMG GT tampoco es tan ancho que calles angostas y aparcamientos son más desafiantes que un circuito. Qué alivio!

Tecnología

El Mercedes-AMG GT está disponible en dos variantes. La versión normal presta 462 cv / 600 Nm. La versión "S" que condujimos, presta algo más y entrega 510 cv / 650 Nm. La potencia sale de un motor V8 delantero de 4.0 litros con doble turbo, que da tracción a las ruedas traseras (división de peso: 47/53).

Mercedes-AMG GT

El oído dice, sin embargo, que el motor está atrás. El sonido en el habitáculo es dominado por el rugido de los enormes escapes. En velocidad baja, cada individual explosión del motor parece audible. Es como si el mecanismo protesta contra conductores cautelosos. Una vez que sube la velocidad, el sonido se convierte en un rimbombar sonoro.

Es posible ajustar muchas cosas a los deseos del conductor, como el carácter del chasis, la forma en que cambia de marcha y la asistencia del sistema anti-desliz. Es por eso que el GT se puede comportar como un bravucón de buen carácter, como un agresivo monstruo y todo lo que hay en medio de estos dos extremos.

Confort?

Nunca pero, hay que esperar el confort de una berlina de viaje! En la posición confortable, un pequeño golpe sobre el pedal ya es suficiente para poderosas aceleraciones. Cuando la carretera es húmeda, ya hay que tener cuidado con el acelerador. Si no, te quedas pataleando en los semáforos en lugar de partir.

Mercedes-AMG GT

En la posición comfort, el rpm es limitado en autopista, de manera que el GT se presta para largas distancias. El motor no es imponente, pero el omnipresente sonido de los escapes y los sonidos de los neumáticos (medida trasera 295/30ZR20) causan que el GT sea bastante cansador.

Mercedes-AMG GT

El chasis puesto en la posición comfort ya es considerablemente más rígido que el promedio coupé deportivo. Irregularidades en el pavimento son absorbidas de tal manera que el GT está en el límite de ser útil para uso diario.

Solamente la dirección es "gran turismo": el volante del AMG GT es tan liviano que el conductor no recibe ningún "feed back". Los frenos son adecuados para la potencia del motor, pero no tan agresivos como en coches puramente deportivos.

Deportivo

Cambie el modo "comfort" por el modo "sport", apriete el acelerador y el GT AMG cobra vida. La promesa de un "gran turismo" es bonita, pero un coche con tanta potencia y con un chasis tan capaz, es hecho para correr!

Mercedes-AMG GT

El sprint de 0 a 100 kms/h cuesta 3.8 segundos. Éso es acompañado de tanto deslizamiento de los neumáticos, que tracción doble hubiera garantizado mejores prestaciones. Según Mercedes-Benz la tracción trasera lo convierte en puro y espectacular; y tienen un punto. Además, las redes electrónicas de seguridad (cuando estén funcionando) mantienen el control.

Las prestaciones son no solamente gracias a la potencia del motor, sino también por la inteligente tecnología. Para emplear de manera óptima la potencia en curvas, el AMG GT tiene estándar una traba mecánica en el eje trasero. El GT S tiene un ejemplar electrónico, que reacciona aún más rápido y causa mejor agarre (o mejor dicho: pospone el deslizamiento de los neumáticos).

Mercedes-AMG GT

Una caja automática de siete marchas con doble embrague logra tiempos muy cortos para los cambios. En el modo sport, el motor acelera al desembragar para reducir a una marcha más corta, para evitar problemas de sincronización (y ésto causa explosiones espectaculares en los escapes). Los turbos son ubicados dentro (y no fuera) de la configuración en V, y es por eso que el GT reacciona aún más ávido a cada comando.

Al final, el AMG GT se puede comprobar en las velocidades realmente elevadas. Éso es el tipo de coche que acelera de 150 a 250 kms/h con la misma facilidad que de 50 a 100! Como excepción, Mercedes-AMG rompe el "gentlemen´s agreement" de limitar la velocidad máxima de deportivos en 250 kms/h. El GT-S sigue acelerando hasta los sofocantes 310 kms/h...

Mercedes-AMG GT

Conclusión

Comparado con los muchos coupés elegantes que ofrece Mercedes-Benz, el AMG GT es un verdadero rebelde. El nombre "gran turismo" es algo engañoso. Las medidas y el equipamiento son civilizados, pero éste no es un coche manso.

Cuando toda la electrónica está en la posición comfort, el GT es útil para uso diario. El GT está, además, libre de problemas de lujo que plagan otros deportivos de sangre pura (como mala visibilidad, impráctico y consumo elevadísimo.

Sin embargo, para conocer el verdadero AMG GT, hay que conducirlo de manera deportiva. Es entonces cuando la carrocería liviana, la perfecta división de peso y el bajo punto de gravedad logran un excelente comportamiento en camino. El motor V8 biturbo presta lo suficiente para satisfacer los sueños más traviesos. Donde un coupé deportivo de Mercedes-Benz es el sueño de cada muchacho, el Mercedes-AMG es el sueño de los muchachos más diablillos!

plus
  • Muy rápido
  • útil en uso diario
  • Ninguna desventaja de otros superdeportivos
min
  • Volante muy liviano
  • Ruidoso y cansador en distancias largas