12 enero 2015
BMW i8

BMW i8

El futuro según BMW

Prueba | Qué cosa no pertenece dentro de esta imagen? Un coche deportivo bruto y una refinería de petróleo parecen ir juntos. La refinería en la foto es una muy normal. El deportivo, sin embargo, es todo menos normal. El "i8" es la visión del futuro de BMW. Lo que llama la atención es que este deportivo muy rara vez visita la gasolinera...
 

"Es de verdad?", es la primera pregunta cuando uno ve por primera vez el BMW i8. "Es de verdad!", reponde un portavoz de BMW. El i8 no es prototipo, no es espejuelo para la sala de exposición y tampoco es un modelo especial que solamente está disponible para amigos de la fábrica. El BMW i8 está a la venta y es producido sin restricciones.

Pero... el i8 sí es un BMW muy especial! Quiere decir que el i8 muestra cómo será el futuro del automóvil según BMW. El i8 es el modelo tope de BMW, entonces este coche no muestra una versión del futuro sino el futuro ideal según BMW.

BMW i8

Espacio

Con solo mirar al i8, todos los demás deportivos parecen juguetes anticuados. Con el i8, BMW demuestra que un deportivo no necesariamente siempre debe tener la trompa larga, los hombros anchos y el trasero muscular. Las proporciones del i8 son completamente diferentes!

El conductor y el copiloto no están sentados sobre el eje trasero, sino en el centro del coche. Como en los demás coupés deportivos, la posición de sentado es baja. El i8, sin embargo, tiene buena visibilidad (no resulta imposible aparcar en retro) y conducirlo no es intimidante en absoluto.

BMW i8

Incluso adultos grandes entran cómodamente. Las puertas de alas de gaviota son, más que nada, para impresionar. Abrir y cerrar requiere poca fuerza, lo que a menudo no es el caso en coches de este tipo, pero entrar y salir requiere de un poco de flexibilidad.

La organización del salpicadero es tan futurística como el resto del coche. En lugar de largas filas de botones y medidores analógicos, el salpicadero es austero y clarificativo. El habitáculo es dominado por dos pantallas (una detrás del volante y otra en el medio del salpicadero) con las cuales se manejan prácticamente todas las funciones.

BMW i8

El espacio para guardar cosas en el interior es limitado y el maletero es apenas servible, con sus 154 litros (una pequeña bolsa de compras). El espacio para las piernas y las cabezas en el asientro trasero es tan mínimo que en la práctica jamás habrá alguien sentado allí. El asiento traesero será mayormente usado como depósito de equipaje y en este sentntido funciona bien.

.

Tecnología

El diseño del i8 es tan diferente a los demás deportivos porque la tecnología debajo de su piel es muy distinta. La mayoría de los deportivos tienen un motor grande y fuerte que ocupa mucho espacio. El i8 tiene dos motores pequeños. Tiene uno a gasolina de tres cilindros de 1.5 que está debajo del asiento trasero (pero adelante del eje trasero), que da tracción a las ruedas traseras. Debajo del capó hay un motor eléctrico que da su tracción a las ruedas delanteras.

BMW i8

BMW podía haber elegido la tracción completamente electrónica para este coche del futuro. Pero, para obtener una razonable autonomía se necesitaría un enorme paquete de baterías. Eso haría el coche demasiado pesado, donde el precio es de menos importancia en este segmento.

Gracias a la organización de un pequeño motor a gasolina con un motor eléctrico, tiene la misma autonomía (unos 500 kms) que en un coche normal. Gracias al uso de carbón y reciclados materiales livianos, el i8 es incluso un poco más liviano que por ejemplo el Porsche 911 Turbo, Audi R8 o Mercedes-Benz SLS.

BMW i8

Prestaciones

Las prestaciones del i8 son comparables con los mencionados deportivos pero su carácter difiere como el día de la noche. La gran ventaja de un motor eléctrico es que entrega su máximo par desde el primer momento, donde un motor de combustión interna tiene que llegar a cierto número de revoluciones.

BMW i8

Para explicárselo muy simple: el motor eléctrico da la fuerza y el motor a gasolina da la agresividad. El que apreta por primera vez el acelerador a fondo, se siente al mismo tiempo sorprendido e impresionado. Cuando los dos motores se complementan entre ellos (362 cv / 570 Nm), el i8 combina el carácter explosivo del motor a gasolina con el veneno del motor eléctrico. Además, del pequeño tricilíndrico sale un rugido tan monstruoso que incluso impresiona al piloto de prueba!

Y la tecnología especial tiene otra ventaja: la tracción reacciona mucho más alerta y por eso es posible acelerar más rápido al salir de una curva. Otros deportivos tienen que subir sus revoluciones, pero el i8 siempre está disponible.

BMW i8

Lamentablemente la decelaración es menos impresionante. El i8 frena bien, pero sus competidores lo hacen mejor. Tiene que ver con sus neumáticos especiales. Para obtener un consumo más bajo, le han puesto neumáticos angostos y altos. En curvas rápidas el coche parece inclinarse, pero es el efecto de las grandes paredes laterales. El chasis rígido y la dirección directa sí son de un verdadero deportivo.

Consumo

Gracias a la tracción híbrida, el i8 es más excitante que el promedio deportivo, pero además es más económico. En este sentido, la diferencia con deportivos tradiconales es revolucionaria! Según BMW el consumo promedio es de 1 en 48, con emisiones de CO2 de 49 gramos por kilómetro.

BMW i8

La economía práctica depende de la ruta y del conductor. El i8 es un "plug-in hybrid". Significa que el coche es cargado a través de un enchufe regular o en punto de carguío. Después de eso, tiene una autonomía eléctrica de 25 kms (teóricamente 37 kms) con consumo cero de gasolina.

Como coche enteramente eléctrico, el i8 decepciona. Cuando el motor eléctrico de 131 cv funciona solo, los 1.500 kilos del i8 son demasiado. El coche va fácilmente con el flujo del tránsito, pero ya no muestra ninguna deportividad.

BMW i8

Durante la prueba se condujo mayormente en modo híbrido. Es allí donde los dos motores se complementan y el ordenador busca el mejor compromiso entre el consumo bajo y las buenas prestaciones. Con pocas revoluciones falta el ruido del motor a gasolina. No es audible o notable cuál de los motores está activo. La caja automática cambia tan suavemente, que es como si el i8 tuviese una sola larga marcha.

Mientras que las baterías tienen la suficiente carga para ofrecer tracción, el consumo de gasolina se mantiene por debajo de 1 en 25. Cuando las baterías están agotadas, el consumo sube a 1 en 20. Con estas cifras el futuro de BMW parece estar asegurado, pero le esperan tiempos difíciles a la refinería de las fotos...

BMW i8

Conclusión

Según BMW el i8 es el deportivo del futuro. Él esta ahora, hoy en día, verdaderamente a la venta y con ésto, BMW pone un enorme paso adelante. Los demás deportivos parecen reliquias anticuadas al lado de ello. Por supuesto, los deportivos tradicionales son aún muy rápidos, pero el i8 ofrece mucho más.

El que compra un coche así, busca algo especial. Por eso, el i8 comienza con una apariencia realmente novedosa. La tecnología no es solamente fascinante, sino también ofrece plusvalía. Conducir de manera deportiva es una sensación única con este coche porque el conjunto del motor eléctrico y el motor a gasolina causan la vividez y las prestaciones que no pueden dar los deportivos tradicionales.

Al mismo tiempo, la tracción híbrida "plug-in" ofrece un silencio desconocido cuando se conduce de forma tranquila. El i8 es además mucho más económico. Que llegue el futuro; Autozine está convencido!

plus
  • Diseño distintivo
  • Prestaciones súblimes, consumo mínimo
  • Más interesante y excitante que otros deportivos
min
  • Maletero muy pequeño
  • Carguío rápido no posible
  • Demasiado ruido de neumáticos