6 julio 2014
Citroen C1

Citroën C1

La tercera es la vencida

Prueba | Un Citroën no es un coche cualquiera. Citroën está en la categoría de coches que no tienen clientes, sino seguidores. Es una marca que se atreve a tomar riesgos y más de una vez ha realizado inventos que cambiaron al mundo. Ahora hubo un nuevo desafío: construir un coche pequeño y barato que a pesar de todo sea un verdadero Ciroën. Lo lograron?
 

Desarrollar un coche nuevo es costoso, muy costoso. Recuperar los costes del desarrollo de un coche barato es aún más difícil. Es por eso que Citroën ha cooperado con Peugeot y Toyota en el desarrollo del nuevo C1. Las tres marcas han elaborado un solo coche, pero cada una vende su propia versión.

Apariencia

Colaborar con otras marcas es una solución lógica para compartir costes. Pero también significa que es más complicado de ofrecer un producto único. Sin embargo, en el caso del C1 no dependerá del diseño! Igual que en los Citroën grandes, es marcado por los "dobles faros". El conjunto de las luces delanteras, prestan una irradiación imponente al C1. Es un pequeñín para tomar en serio!

Citroen C1

Citroën ha elaborada el color rojo "Sunrise Red" exclusivamente para el C1. Toyota y Peugeot no lo tienen. Observe las rayas "cebra" en la columna B que son repetidas en el interior. El color de la pintura se ve también en el interior de las puertas, en el marco de la palanca de cambios y en la pantalla central, pero no en las rejillas de la ventilación (eso causaría reflejos irritantes en los retrovisores).

En la parte delantera el C1 ofrece suficiente campo para personas adultas, también cuando se elige el opcional techo de lona. El espacio para las piernas en la parte trasera es mínimo, como en casi todas los coches de este tamaño. El maletero es ancho y profundo, suficiente para una maleta grande o dos grandes bolsas de compras. Por supuesto es posible doblar el asiento trasero para crear extra espacio.

Citroen C1

Gracias a la organización inteligente y la decoración creativa, el C1 no da la impresión de conducir un coche barato. Citroën ha elevado la sencillez al arte. Son detalles como los retrovisores manuales, el portón trasero hecho de una sola parte y los asientos sencillos, que indican que los fabricantes han ahorrado dinero donde era posible.

Equipamiento

Gracias a la co-operación con Toyota y Peugeot, era posible proveer el C1 de equipamiento moderno sin elevar el precio. Cosas como control cruzeiro, limitador de velocidad, manejo del audio y teléfono en el volante, control climático y una caḿara de retroceso están disponibles.

Citroen C1

Tampoco se han olvidado de la seguridad. De esta manera han provisto al C1 de seis airbags, anti-deslizamiento ("ESP"), ABS (anti bloqueo; mantiene el coche maniobrable durante frenadas) y "hill holder" (previene retroceder al partir en inclinación).

Con la ya mencionada pantalla central es posible manejar el sistema de audio (incluye radio digital DAB!) y el teléfono móvil. También se puede tocar música de un USB, iPhone o iPod. A través de "Mirror Link" debería ser posible usar todos los app de un teléfono Android en el coche. En la práctica este sistema es inutilizable. En teoría "Mirror Link" es una hermosa solución, pero el software simplemente no está listo para la práctica.

Citroen C1

El opcional techo de lona es manejado de forma eléctrica. Es posible abrirlo y cerrarlo en movimiento. Gracias a un rompeviento que se extiende automáticamente, el techo abierto es confortable hasta una velocidad de 70 a 80 kilómetros. Con más velocidad el viento comienza a enfurecerse demasiado en el interior. Con el techo cerrado se nota que el aislamiento de sonido es menor que en la versión con techo normal, pero nunca es estorbante.

Citroen C1

Conducir

El Citroën C1 está disponible con dos motores gasolineros de 1.0 y 1.2 litros. Ambos cuentan con tres cilindros, redoblan de forma curiosa y marchan algo menos tranquilos que los motores de cuatro cilindros. Como tienen menos partes, los motores de tres cilindros son más baratos y consumen menos.

El motor de 1.0 litro (69 cv / 95 Nm) ha sido construido por Toyota; el más potente 1.2 litros (82 cv / 116 Nm) es un producto de Peugeot / Citroën. La diferencia entre los dos motores es mínima en la ciudad. La variante 1.2 tiene un poco más par en revoluciones bajas, lo que da más tranquilidad. El de 1.0 litros tiene un carácter más animado y se hace sentir más rápido de lo que es en realidad y entonces es más divertido de conducirlo.

Citroen C1

En la autopista la fuente de poder de 1.2 litros está siempre en ventaja: una aceleración de 80 a 120 kms/h es realizada con mayor facilidad.

Sobre papel el consumo de ambos motores difiere bastante pero en la práctica es casi igual. El 1.0 litro en un trayecto en ciudad, autopista y carretera secundaria consumía 5.0 litros de gasolina por 100 kms (1 en 20). El ordenador del 1.2 litros indicó un consumo de 5.1 litros por 100 kms (1 en 19.2) en una ruta similar. Con estas cifras el C1 es menos económico que otros coches compactos, donde en teoría el Citroën debería ser más ahorrativo.

Citroen C1

Comportamiento en camino

El clásico Citroën tiene un chasis avanzado que absorbe las irregularidades del peor pavimiento. Esta clase de tecnología es demasiado cara para un coche como éste. Gracias a la contribución de Citroën al proyecto, el C1 es notablemente confortable. En la autopista el C1 es estable, y entonces no es problema recorrer largas distancias.

Es en la ciudad donde el C1 se siente como en casa. Le gusta andar sobre pavimento malo. La limitada batalla, reducido círculo de giro y volante directo logran que sea un placer conducirlo en la ciudad.

Citroen C1

Conclusión

Es el C1 un verdadero Citroën? Sí y no. El C1 no es tan innovativo o caprichoso como los demás modelos Citroën. No es realístico esperar eso, por su limitado precio.

Para poder ofrecer la mejor calidad posible dentro de un presupuesto limitado, Citroën ha cooperado con Toyota y Peugeot. El resultado son tres coches con exactamente las mismas características de conducción. Los motores son suficientemente buenos, el equipamiento es más que el promedio y el chasis es más refinado que lo usual.

Al fin y al cabo el Citroën C1 no es mejor o peor que coches pequeños de otras marcas. Lo que queda es la apariencia y la imagen. Es justo allí donde Citroën se distingue. El C1 irradia placer y coraje, exactamente lo que se puede esperar de un Citroën.

plus
  • Diseño exitoso
  • Concepto bien pensado
  • Ávido y económico
min
  • MirrorLink funciona mal
  • Rejilla de ventilación bloqueada por pantalla
  • Difícil lectura de velocímetro (reflejos)