1 septiembre 2013
Tesla Model S

Tesla Model S

Para idealistas y contadores

Impresión | La marca que quiere hacerse carrera en el segmento más alto, necesita sobre todo calidad. Las marcas establecidas producen coches de una calidad tan elevada, que es sumamente difícil que una marca nueva se meta de por medio. La pequeña nueva marca "Tesla" ha visto su chance, pero en lugar de ofrecer el mismo producto con otro sabor, Tesla elige una tecnología de la cual otras marcas no se atreven. El "Tesla Model S" es una limusina en el segmento tope con tracción eléctrica.
 

Elegiendo la construcción de un coche grande para viajes largos, Tesla obtiene dos ventajas. Las baterías son tan costosas que hacen subir los costes de un coche pequeño. En relación con el precio de una limusina grande, el coste extra de un paquete de baterías es relativamente modesto. En segundo lugar, un coche grande tiene más espacio para las baterías.

Sedan

El Model S ("S" significa "sedan") es algo exagerado para las normas europeas. Su enorme anchura hace que el coche apenas entra en una casilla de parqueo. Dentro del radio urbano con coches mal estacionados o ciclistas, el Model S no es práctico.

Tesla Model S

El Model S parece menos grande de lo que es, gracias a las formas redondas, la trompa delgada y el techo bajo. Lamentablemente el techo bajo causa limitado campo para las cabezas: aquí han tomado claramente como referencia la postura norteamericana. Cuidado: sin techo panorámico el espacio para las cabezas adelante es aún menor.

El espacio atrás es bueno, pero no de la calidad que se espera en una limusina; no es posible estrechar las piernas. Una opción es un banquillo en la tercera fila donde niños pueden sentarse con la cara hacia atrás.

También la calidad de la terminación es típica americana. Las puertas no cierran con un sólido sonido 'plof' y los materiales usados no son bonitos, sino frágiles. El coche de prueba se parecía más a un coche concepto hecho a mano que a un sólido coche de producción. En este aspecto, Tesla queda lejos detrás de la competencia.

Tesla Model S

Para enfatizar lo innovador de la tecnología del Model S, Tesla ha elegido un salpicadero que consiste básicamente de pantallas. La pantalla en el medio es incluso más grande que la televisión en muchos dormitorios! El conductor tiene botones en el volante para dividir la información mostrada entre las diversas pantallas. El uso de las pantallas no mejoran la ergonomía. pero sí hacen al coche más interesante.

Características de conducción

Una vez salido de la ciudad, es fácil olvidarse de los problemas del parqueo y la falta de campo para las cabezas. En un coche como ese, todo gira alrededor del confort, y es aquí donde el Model S gana a todos sus competidores, y con facilidad. Cualquier motor eléctrico es más silencioso, más fuerte y más agil que el mejor motor a gasolina. Además. Tesla elige un motor eléctrico muy poderoso, de manera que el Model S es incluso más veloz que los más veloces modelos bencineros de la competencia.

Nosotros manejamos la versión "85 kW" que acelera en 5.6 segundos de parado a 100 kms/h. La versión "Performance" necesita apenas 4.4 segundos. Como comparación: solamente un Mercedes-Benz S65 AMG logra la misma aceleración, pero cuesta casi cuatro veces más y tiene un consumo que avergonzaría al dueño de una gasolinera.

Tesla Model S

El Model S no tiene emisión directa, pero es recargado en un enchufe casero o una estación de carguío. El grado de contaminación al medio ambiente depende de la compañía eléctrica. Un motor eléctrico es más eficiente que un motor de combustión interna, entonces el rendimiento final es casi siempre mejor. Es decir: un motor de combustión interna convierte una parte sustancial de su energía en cosas no deseadas como calor y sonido.

Tesla Model S

Autonomía

Debajo del piso del Model S se encuentra un paquete de baterías que consiste de más de 7.000 células individuales. En conjunto tienen una capacidad de 85 kWh. Como comparación: es casi tres veces más que un Nissan leaf, el coche eléctrico más popular de este momento.

Como todos los coches eléctricos, el Model S recupera energía durante la desaceleración. Es especial que el conductor mismo pueda determinar la cantidad de energía recuperada. En la posición 'recarga máxima', el coche frena fuertemente cuando el conductor suelta el acelerador. En otras posiciones en cambio, el coche rueda más lejos cuando uno no acelera. Durante el frenado, la recuperación es siempre máxima. Además tiene un programa especial para frenadas de emergencia, donde la distancia recorrida después de frenar es impresionantemente corta.

Tesla Model S

En la práctica el Model S puede recorrer unos 400 kms con las baterías llenas. Después de eso, el coche se detiene de forma irremediable: no tiene motor de auxilio. La autonomía es mejor que en la mayoría de los coches eléctricos, pero menos que en otras limusinas convencionales. Son justamente coches como esos, que se compran para hacer viajes largos, y es aquí donde falla este coche idealista.

Comportamiento en camino

El paquete de baterías pesa alrededor de 800 kilos. Eso es más que el peso total de algunos coches compactos. Sin embargo, en todos los demás aspectos Tesla ha logrado ahorrar peso. Al final el Model S pesa "apenas" entre 100 y 200 kilos más que un coche comparable con tecnología tradicional.

El peso se encuentra en la parte inferior del coche, por lo cual el punto de gravedad es muy bajo. También favorece a su comportamiento en camino que el peso está dividido proporcionalmente entre las ruedas delanteras y traseras.

Tesla Model S

En curvas rápidas, el Model S muerde el asfalto con determinación, y entonces este "bandido verde" muestra su trasero nuevamente a la competencia. Gracias a la tracción trasera, la comunicación en el volante es buena, porque no es perturbada por fuerzas de la tracción.

Es solamente durante un zigzag o una maniobra evasiva a alta velocidad, donde los neumáticos (245/45R19) y el sistema de estabilidad electrónica pierden el control, y este peso pesado comienza a deslizar de forma lateral. En todas las demás situaciones, no se nota mucho el sobrepeso, y el Model S se deja conducir de forma sumamente fácil.

Conclusión

La relativamente nueva marca Tesla entra en el campo de batalla del segmento superior con su "Model S". Este gran coche de viaje tiene la tracción completamente eléctrica. Es cuestión de gusto, si uno encuentra el Model S mejor que otros.

Como coche para viajes largos, tiene falencias en diversos puntos. A pesar de que la autonomía es mucho mejor que la de otros coches eléctricos, no es suficientemente grande para un viaje largo. El espacio en el interior es modesto. La calidad de la terminación queda algo atrás, y entonces falta el sentido de perfección de los modelos top del orden establecido.

El Model S convence mucho más como coche para aficionados. Gracias a la tracción eléctrica, el Tesla es más confortable, más rápido y menos cargante para el medio ambiente que los coches tradicionales. Se nota poco del considerable peso de las baterías; entonces las características de conducción están en el mismo nivel que la competencia. En parte gracias a reglas fiscales el Model S es más barato que sus competidores. De esta forma convence tanto a los aficionados del medio ambiente como al departamento de contabilidad.

plus
  • Precio agradable
  • Sin emisiones (directas)
  • Muy rápido, extremadamente confortable
min
  • Modesta terminación
  • Incómodamente grande
  • Poco espacio para las cabezas (atrás y adelante)