12 mayo 2012
Citroen C4 Aircross

Citroën C4 Aircross

De tal palo tal astilla

Prueba | El que quiere comprar un coche se divide entre dos pensamientos. Su intuición le dice: compra el más grande, bonito y excitante que exista. Su razón le dice: elige seguridad, ecología y eficiencia. Cuando el coche nuevo tiene que ser del tipo SUV es difícil la decisión. Ahora Citroën dice tener la respuesta con el C4 Aircross: una combinación de ingenio japonés con soltura francesa.
 

Primero daremos un ejemplo sobre cómo no se hace. En el año 1984 aparecía el Alfa-Romeo "Arna" en el mercado. El coche era diseñado por Nissan y tenía la tecnología del Alfa Romeo debajo del capó. Con una reversión de los papeles el Arna podría haber sido un éxito. El diseño intrascendente japonés en combinación con la tecnología inconfiable italiana tuvo una corta vida.

El Citroën C4 Aircross es la prueba viva de cómo sí se hace. Este SUV compacto es el resultado de una cooperación entre Citroën y Mitsubishi. Las marcas comparten los elevados costos del desarrollo y luego cada uno lo adapta a su propio gusto, para su propia clientela. Mitsubisho lo llama "ASX" y ya desde 2010 saborea el éxito con dicho modelo.

Citroen C4 Aircross

Diseño

Al desarrollar las dos marcas, convinieron que Mitsubishi la podría llevar primero al mercado para así tomar una ventaja. Citroën usó este período para afinar el diseño hasta en el más mínimo detalle. En este segmento los coches japoneses dominan el mercado y en este SUV Citroën encontró su oportunidad de cambiar esta situación con un típico carisma europeo.

En la opinión de Autozine, este período fue usado de manera útil: el C4 Aircross tiene el mismo 'carisma Citroën' que un modelo que ha sido desarrollado por la propia fábrica. También importante: Citroën ha encontrado un balance entre la masculinidad de un SUV y una cierta elegancia. Esto tiene como resultado que el coche no es torpe ni demasiado llamativo..

Citroen C4 Aircross

La diferencia entre las versiones japonesa y francesa es mínima en el interior. Citroën provee las versiones de lujo con un toque de barniz tipo piano y algún u otro acento cromado. Con esto el ambiente del interior se mantiene muy seriamente japonés y un poco estéril.

Equipamiento

Uno de los motivos para comprar un SUV es el espacio interior. En esto desilusiona el C4 Aircross. En un sentido absoluto el Aircross ofrece suficiente espacio. El espacio en el asiento trasero es bueno y el maletero es suficientemente grande.

Citroen C4 Aircross

El problema se encuentra en los asientos delanteros. Cuando el comprador elige asientos con ajuste eléctrico, éstos simplemente no tienen suficientes posibilidades de ser ajustados. Conductores que miden más de 1.90 metros rozan el techo en una forma bastante incómoda. Los asientos de ajuste manual tienen más espacio por atrás y hacia abajo. Lamentablemente existe también otro problema: el asiento del pasajero delantero no es ajustable en altura. Un pasajero alto nuevamente roza el techo con la tonsura.

En el campo del lujo y la seguridad el C4 Aircross tiene todo lo que se pueda esperar de un coche de esta categoría. Sin embargo, el coche no es innovador o especial en ningún aspecto. Solamente el sistema opcional de audio del especialista "Rockford Fosgate" merece ser mencionado: suena poderoso, musical y muy apretado sin que jamás se vuelva cansador o imponente.

Citroen C4 Aircross

Diésel

El C4 Aircross está disponible con un motor a gasolina y dos motores diésel. El más potente de los diésel (150 CV) es de Mitsubishi.

Citroen C4 Aircross

La alternativa es una fuente de poder de 115 CV y 1.6 litros que es fabricada por Citroën. Es un motor silencioso y ágil que siempre tiene la suficiente potencia para el tránsito de cada día. A pesar de tener suficiente poder, el "C4 Aircross 1.6 HDi" no es un coche rápido. El conductor puede sentir en el pedal del embrague que el motor realiza mucho par con pocas revoluciones. Eso facilita conducir en el terreno y en tránsito intensivo.

Un sistema de parada/arranque, un indicador de marcha y un ordenador ayudan para bajar el consumo. Por lo menos sobre papel el C4 Aircross es más económico que sus rivales. El coche de prueba "1.6 HDi" con tracción simple consume según la fabrica 4.6 litros por 100 kms. El consumo durante la prueba en un trayecto exigente (montañas, ciudad y una larga sesión fotográfica) llegá a 5.7 litros de diésel por 100 kms.

Citroen C4 Aircross

Comportamiento

El C4 Aircross está disponible con tracción simple y doble. El último deja al conductor las opciones tracción simple, tracción doble automática o tracción doble permanente. Gracias a la última opción el Aircross se salva en terreno liviano pero de ninguna manera se le puede considerar un todoterreno.

Las medidas son civilizadas pero tampoco se puede esperar un cómodo cochecito urbano. El círculo de giro es considerable y el C4 Aircross se comporta como un SUV grande y de buena voluntad. Los pasajeros notan claramente que el Aircross es más elevado que el coche promedio. El conductor tiene una excelente vista sobre el tráfico. El capá es claramente visible para el conductor y eso facilita el parquear por ejemplo.

Citroen C4 Aircross

El comportamiento en camino depende mucho de la versión elegida. El hermano mellizo japonés tiene el volante liviano y exacto. Al conductor le llega mucha sensación a través de su chasis un poco rígido. Esto presta dinamismo y vida al Mitsubishi. Su dirección del Citroën es considerablemente más pesada, pero eso no da mayor sensación, sólo logra que el Citroën se mueva más fácil en línea recta sobre la autopista. Entonces es más fácil recorrer distancias largas en el Citroën que en el Mitsubishi.

La estabilidad es buena y a pesar de la carrosería alta el C4 Aircross casi no se inclina en curvas rápidas. Cuando el comprador se decide por llantas de 16 pulgadas, las recibe con neumáticos Yokohama. La variante con llantas de 18 pulgadas es entregada con neumáticos Bridgestone. Esta última versión da más sensación en el volante y notablemente más agarre.

Citroen C4 Aircross

Conclusión

Ha logrado Citroën producir un SUV que se puede elegir tanto con la razón como la intuición? Sí, pero el C4 Aircross no es mejor que la última generación SUV de la competencia. Los japoneses y coreanos dominan este segmento gracias a su excelente tecnología. La plusvalía del C4 Aircross es su carisma europeo que los asiáticos a veces carecen. Gracias a una cooperación estratégica con Mitsubishi, el Citroën debajo de su capó es tan fuerte, económico y confiable como los competidores.

plus
  • Confortable
  • Aspecto europeo
  • Fuerte y económico
min
  • Problema de ajustar asientos delanteros